Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año xx - N° 497 - JULIO 2017

El director de la cárcel se fue de vacaciones

Las reiteradas denuncias realizadas por los presos y familiares de la Unidad Penitenciaria Nº 6 parecerían que no hacen impacto en el director, Darío José Tello, quien en pleno reclamos decidió tomarse sus vacaciones.

Miradas

2017-07-14 | Polémico, el director de la cárcel tiene varias denuncias sobre su accionar en el penal. Por ahora, se tomó las vacaciones esperando el cambio de destino que seguramente llegará a fin de año.

Como se recordará, Otro Punto publicó en su edición que se estaba investigando varias situaciones irregulares que se produjeron en la cárcel. Una de ellas era que, los familiares de los presos, aseguraban que cuando ellos se negaban a ingresar drogas al penal, sus internos eran maltratados, hostigados y hasta trasladados a otra ciudad donde se les dificultaba la visita.

Los familiares también eran coincidentes sobre la cantidad de droga y pastillas que circulaban en el interior del penal, y que a ellos les constaba porque veían cómo sus esposos, hermanos o hijos conseguían las sustancias con facilidad. Ante la sospecha de que sólo con la complicidad de las autoridades podía ocurrir semejante tráfico interno, las autoridades cordobesas habrían tomado noticia del caso “solicitando” la licencia de su director.

El director de la cárcel de Río Cuarto, Darío José Tello, está de licencia y según sus subordinados no se conoce su fecha de regreso al penal.

En diálogo con la responsable de prensa del Ministerio de Justicia, esta informó muy amablemente que el director Darío Tello estaba haciendo uso de su licencia ordinaria.
Las graves acusaciones que señalaron al director y que fueron lanzadas por los familiares de los internos y los propios presos, no fueron motivo suficiente para considerar que era necesario trabajar para descomprimir el malestar existente.

Cabe destacar que Otro Punto se comunicó con el Servicio Penitenciario de Córdoba, para confirmar y consultar sobre el tema, pero un empleado señaló que su titular, Juan Marìa Bouvier, no otorgaba audiencias.

Al comunicarle cuál era la inquietud, saber si efectivamente Tello estaba alejado de la dirección de la cárcel, el subalterno manifestó que “era un tema delicado, el que quiera denunciar algo que lo haga en la justicia”. Al explicarle que no se quería denunciar nada sino saber si Tello seguía con destino en la ciudad, se excusó con que es “información personal del Servicio Penitenciario” y que por orden de su superior “no correspondía dar una respuesta al respecto”.