Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año xx - N° 500 - SEPTIEMBRE 2017

500 Ediciones de Otro Punto. | 80 páginas Aniversario |

EL CHEF DEL MUNICIPIO II. Simón se tomó licencia y se suspendió a Barcelona como proveedor.

Nota Principal

2017-07-14 | La tesitura del tribuno Emilio Simón en no reconocer su error al transferir las acciones de su negocio a su novia y luego convertirlo en proveedor del municipio, obligó la intervención del intendente Juan Manuel Llamosas para intentar cortar una cadena de sucesos que pegaba a propios y extraños y para que el Tribunal de Cuentas pueda investigar sin presiones.

Fue el fiscal municipal Julián Oberti y el secretario en Comunicación Guillermo Natali los encargados de poner la cara por el tribuno y explicar el diálogo que éste había sostenido con el intendente.

Aquí se presentó la primera encrucijada. Ante la resistencia de Simón de renunciar, algunas voces se levantaron pidiendo que el intendente debía solicitarle la renuncia a Simón. Esto hubiese sido un nuevo acto violatorio de la Carta Orgánica Municipal, teniendo en cuenta que los tribunos son elegidos por el voto popular y por ende sólo pueden abandonar su cargo mediante revocatoria popular o por decisión del Concejo Deliberante con el voto de los dos tercios de los ediles. Es decir, era Simón quien debería haberle allanado el camino al intendente.

Pero no lo hizo. Simón confirmó ante la prensa que cuando supo que existían posibilidades de que Juan Manuel Llamosas asumiese el gobierno de Río Cuarto (2015) decidió transferir sus acciones a su novia. Nunca dijo, lo que dicen ahora, que lo hizo para proteger económicamente a su hija y a su mujer.

“Mirá, yo se lo explicó así. La transferencia de acciones de Barcelona que hizo Emilio Simón a su novia es como el cazador que limpia la escopeta antes de salir a cazar liebres. Fue un acto preparatorio para hacer lo que efectivamente se hizo”, así sintetizó un viejo dirigente y abogado del foro local el polémico servicio de catering que ofrece Barcelona, el restaurante propiedad de la novia del tribuno Emilio Simón.

Es que en diferentes declaraciones periodísticas el tribuno reconoció haber sido dueño de Barcelona SRL pero que tanto su socio, Manuel Rodríguez Ortega, como él, cedieron (no las vendieron) sus acciones a su novia Paola Rivero y a su cuñado Cristian Maximiliano Rivero.

En una de las cláusulas del auto interlocutorio 177, también quedó constancia que el capital social de la empresa era de 50 mil pesos representado por cinco mil cuotas sociales de valor nominal de diez pesos cada una. También se dejó constancia que Paola Rivero quedaba con cuatro mil cuotas sociales por un valor nominal de cuarenta mil pesos y Cristian Maximiliano Rivero suscribía la cantidad de mil cuotas sociales por un valor nominal de diez mil pesos.

Este documento es del 5 de julio de 2016. Lo llamativo es que, cuatro días después, el 9 de julio de 2016, Barcelona Club SRL ya era el responsable de servir el desayuno en el hall central de la Municipalidad para celebrar la fecha patria a un valor de 6.804 pesos que la comuna abonó bajo la orden de pago 0001- 00008841 el 23 de noviembre del año pasado. Una casualidad más que casual en la bochornosa historia y que permite suponer que Simón, se habría desprendido de las acciones, a sabiendas de que quería convertir el restaurante en proveedor del municipio.


La conferencia


En la conferencia de prensa ofrecida por Oberti y Natali se confirmó que Barcelona es el restaurante y bar que más ha sido contratado por el municipio. De los 25 proveedores que están inscriptos en este rubro, el 25 por ciento de los servicios los prestó Barcelona. Oberti informó que se constató que los servicios habían sido efectivamente prestados y que Simón no habría perjudicado las arcas del municipio.

En ese marco cabe preguntarse que si efectivamente no hubo tráfico de influencias, por qué Barcelona comenzó a prestar el servicio cuando nunca antes lo había hecho y por qué era el restaurante más contratado por el municipio.

Con la información en la mano, Oberti y Natali manifestaron que se habían tomado estos días para poder verificar la información y que desde Economía le informaron que había alrededor de 60 facturas pagadas por un monto de 210 mil pesos, más dos servicios prestados a la fundación social por 1.600 pesos y a Deportes Río Cuarto por 8 mil.

También reiteraron en varias oportunidades que no existe conflicto legal en las acciones realizadas por el tribuno Emilio Simón, aunque reconocieron la posibilidad de un reproche ético.


Cerrado


Pese a que según Simón y el propio oficialismo no hay ningún impedimento para que Barcelona siga prestando el servicio, el intendente Llamosas decidió dejar de contratarlo.

Las explicaciones del gobierno no han satisfecho a la oposición que seguirá investigando el asunto en el Concejo. Además, el partido Respeto va a pedir que la investigación también se realice en la justicia.

La reacción del gobierno es difícil de entender.
-No hay tráfico de influencias pero ha sido el restaurante más contratado.
-Todo está dentro de la ley pero a Barcelona no se lo contrata más.
-Simón actuó como corresponde pero se le sugiere una licencia.
-No se puede intervenir en los otros poderes del Estado -
Tribunal de Cuentas y Concejo- pero se le pide al tribuno que tome una licencia y a los concejales oficialistas que no forme una comisión investigadora.

Y por último, el gran interrogante ¿con qué argumento se juzgará en el futuro un hecho ético y político de consecuencias similares con la bara que acaba de establecer Emilio Simón?

Alejandra Elstein