Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año xx - N° 500 - SEPTIEMBRE 2017

500 Ediciones de Otro Punto. | 80 páginas Aniversario |

Democracia

Columna Pamela Brizzio

2017-07-13 |
“La democracia es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de la ciudadanía. En sentido estricto, la democracia es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.”

Estamos a meses de unas nuevas elecciones democráticas, estamos pronto a nuevamente sufragar para elegir representantes… y me pregunto, ¿estamos listos para eso? Seguro muchos me dirán que si somos mayores de edad, es nuestro deber y responsabilidad. Y estoy de acuerdo. Sin embargo, creo que entre el deber y el querer, entre la obligación y el estar listos para hacerlo hay una gran distancia

Con esto me refiero a que votar no se trata solo de pensamiento crítico, tampoco se trata de ideologías políticas o militancias. Me refiero a que aquel que solo es un ciudadano de esta sociedad, que no tiene aspiraciones o conveniencias políticas y que simplemente ejerce su derecho, no está listo para una maquinaria bastante parecida a una trituradora de carne en el que se ha convertido el proceso eleccionario.

De repente vemos enorme carteles de luces y colores que invaden nuestros caminos con nombres y fotos, vemos millones de pesos invertidos de manera grosera en campañas… ¿campañas de qué? Parece ser que son campañas de ego, de soberbia, de empoderamiento.

No sé si estoy lista para la desesperanza de una nueva elección, y por favor amigos lectores, tengan claro que no se trata un descargo partidario. Más bien se trata de lo agobiante que es ver siempre los mismos nombres, las mismas caras, los mismos discursos y el mismo enriquecimiento desmedido y corrupto de quienes dicen ser la política. Seguro habrá algunos que intentan hacer la diferencia, aunque son tan pocos que seguro se encuentran aprisionados en un entrecruce de fuegos que los inhibe y los censura.

Lo mismo pasa con los ciudadanos que no encuentran voz en sus representantes, que solo son vistos o escuchados si su problemática atrae a algún opositor o perjudica a algún oficialista y por supuesto si se transforma en agenda de algún medio de comunicación…o de todos si es posible

Cuando la democracia se transforma en un embudo donde pocos son beneficiados, yo solo me pregunto, ¿estamos listos para votar?, ¿estamos listos para ser quienes eligen?, ¿hay algo para elegir?

Muchos psicópatas empoderados han tomado el poder, muchos sicarios de sueños y de ideologías han destruido todo lo que tanto esfuerzo ha llevado obtener. Nuestra patria ultrajada intenta ser escuchada y nuestros hijos esperan que alguna esperanza surja para ellos.

Es nuestro deber queridos amigos lectores, alguna vez hacer la diferencia, pero desde tiempos inmemoriales vemos espejos de colores y los compramos sin dudar, escuchamos promesas faraónicas y nos encanta usar nuestro pensamiento mágico para confiar, creemos que somos libres para elegir y sin embargo esta maquinaria política ingrata no nos da esa libertad, pues no se puede ser libre sin opciones, porque no se puede elegir lo que no es elegible.

Y así llegan estos momentos, a un paso corto de entrar otra vez en el cuarto oscuro y algunos (y me atrevo a pensar que somos muchos) nos encontramos desalentados, desesperanzados y abrumados por la ausencia de una política honesta, ideológica, pensante, altruista, sustancial.

Ojala algún día podamos tener opciones, ojala Dios nos proteja y nos de fuerzas para marcar la diferencia. Nos lo merecemos y nuestra calidad de vida…también.

Hasta la próxima amigos.