Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 520 - N° 520 - JUNIO 2018

ACCIDENTES DE TRABAJO - LA SALUD DEL TRABAJADOR SU ÚNICA HERRAMIENTA - Sistemas de cobertura de salud

Miradas

2017-11-13 | Mucho se ha escrito y debatido sobre las formas en que debe brindarse protección y cobertura de salud a los trabajadores.

Desde las viejas sociedades de socorros mutuos, hasta las actuales prepagas y aseguradoras de riesgos de trabajo, lo cierto y real es que cualquiera sea la entidad que asuma la obligación de prestar un servicio de asistencia médica al trabajador, la enfermedad de éste impacta de manera directa sobre sus propias remuneraciones y el sistema productivo de la empresa.

A partir de ello, el estado (por medio de diferentes sistemas y leyes que lo impongan) ha buscado regular la forma en que se brindará protección a los trabajadores ante las contingencias en su salud que puedan presentarse.

Para ello ha creado dos (2) subsistemas dependiendo de cuál sea la causa fuente u origen de la enfermedad o accidente del trabajador, así:

(i).- Si el trabajador se enfermó o accidentó por causas ajenas al trabajo quedará al resguardo de las previsiones de la Ley de Contratos de Trabajo, asumiendo los costos del tratamiento la Obra Social y la compensación económica el empleador.-

(ii).- En cambio, si el trabajador se enfermó o accidentó por el hecho o en ocasión del trabajo será cubierto por la Ley de Riesgos del Trabajo, siendo ésta quien asuma los costos de la asistencia médica y la reparación económica.

La causa por la cual un trabajador ingresa a uno u otro sistema radica lisa y llanamente en el origen de la enfermedad; así por ejemplo si el trabajador se dobló el tobillo jugando al fútbol el domingo o se resfrió o tuvo fiebre, la enfermedad será inculpable ingresando al primero de los subsistemas descriptos.

Ahora bien, si el mismo trabajador se dobló el tobillo mientras estaba trabajando o se enfermó por el uso de algún químico en el puesto de trabajo, la patología será consecuencia del trabajo y será asistido por la aseguradora de riesgos del trabajo (ART), que el empleador tenga contratada.


Formas de comunicar una enfermedad inculpable (no vinculada con el trabajo)

Habiendo efectuado la diferenciación precedentemente expuesta, corresponde ingresar al tratamiento de cada una de las formas en que han de llevarse adelante las comunicaciones pertinentes.

En el sentido expuesto y conforme lo prevé el artículo 209 de la Ley de Contrato de Trabajo, el trabajador, salvo casos de fuerza mayor, deberá dar aviso de la enfermedad o accidente y del lugar en que se encuentra, en el transcurso de la primera jornada de trabajo respecto de la cual estuviere imposibilitado de concurrir por alguna de esas causas.

Como puede observarse, la ley fija como parámetro temporal para dar el aviso “…la primera jornada de trabajo…”, este hecho implica las limitaciones fijadas por algunas patronales en relación a que el aviso deba darse antes del comienzo de la jornada o durante el transcurso de las primeras horas, resulta ilegal, ya que la ley concede un plazo equivalente a “toda” la primer jornada.

Ahora bien ¿cómo debe hacerse esa comunicación?, sobre este punto la ley no fija ninguna forma en especial, sin embargo, las formas más eficientes son, en primer lugar la presentación del original del certificado médico con una fotocopia en la cual la empresa deberá dejar constancia de la recepción del original, consignando fecha y hora de recepción, con la firma de un responsable; y luego de ello (de manera alternativa), la remisión de un Telegrama Obrero en el cual el trabajador transcriba textualmente el contenido integral del certificado médico.

Las restantes formas de avisar (por ej. por medio de una llamada telefónica y/o mensaje de texto), atento a que no dejan constancia a los fines de su acreditación posterior, resultan más riesgosas a la hora de que el empleador aduzca que no tomó conocimiento y sancione o despida al dependiente que se ausenta por enfermedad.

Esta primera aproximación sirve, respecto de las patologías no vinculadas con el trabajo de forma de contención y reaseguro para evitar sanciones y/o despidos por inasistencias no justificadas.

En las sucesivas columnas abordaremos los controles médicos patronales y las consecuencias en casos de discrepancias médicas, para luego de ello avanzar sobre las patologías y/o accidentes derivados del contrato de trabajo.-

Escribe: Horacio Cordeiro Pinto / Abogado