Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 520 - N° 520 - JUNIO 2018

Timba ilegal y millonaria en el Club Municipal

Nota Principal

2018-03-02 | En los vestuarios de un club humilde al que le cortan la luz porque no puede pagarla hay apuestas con tres millones de pesos sobre la mesa. El sojero, el comerciante y hasta el jefe de zona de la policía comparten los nervios y el entusiasmo de la timba armada en pleno centro de la ciudad durante tres días seguidos por el “Ciruja”.
Esta no es la sinopsis de una novela en Macondo. Es la vida real, es en Río Cuarto, es en el Club Municipal, fue hace poquitas semanas.

¿En qué puedo trabajar?
Este país es generoso a la hora de buscar trabajo, sólo hay que saber ingeniarselas. Poner un peaje en un barrio o un casino en un club son algunas de las alternativas. Sólo hay que intentarlo.
Los organizadores de esta timba millonaria a la que concurren hasta 300 personas de toda la región alquilaron a la comisión directiva del Club la cancha de fútbol para jugar a las bochas a campo.
El monto del alquiler –de una de las jornadas- fue de unos 12 mil pesos, pero como quien alquiló el espacio hizo algunos trabajos de plomería y de mantenimiento en las instalaciones pagó algo así como ocho mil pesos.

La jornada comienza el viernes, se desarrolla durante todo el sábado y parte del domingo. Los “invitados” llegan en sus coches, algunos ingresan al predio y otros quedan estacionados afuera por lo que el movimiento puede ser percatado por cualquier vecino. Efectivamente, todo comienza con el juego de bochas a campo donde también se hacen fuertes apuestas. Apuestan por todo. Bocha larga, bocha, corta, arrime al bochín. Pero las más importantes, donde se pierden y ganan cientos de miles de pesos y hasta vehículos, se realizan en los vestuarios, donde se montan verdaderos garitos para jugar al pase, es decir, a los dados, no a las cartas, durante horas.
También se ha jugado en el galpón grande del club donde unas cien personas soñaban con salir millonarios, o por lo menos, con la misma cantidad de dinero con la que entraron. Vecinos de Pascanas, Huinca Renancó, Las Varillas, Reducción, Coronel Moldes y todo el sur de la provincia.
Quienes han concurrido al lugar, contaron que suele haber hasta unas cuarenta personas jugando al pase, y en al menos en una oportunidad llegó a haber unos tres millones de pesos en juego.
El Ciruja
Las fuentes consultadas señalan que los organizadores son del sub mundo del juego de la ciudad, algunos habitantes del barrio Brasca. Mencionan con sus apodos al Ciruja R y a otro Baroja. También se lo ve muy activo a un puntero político de tercera línea que alguna vez trabajó en la Municipalidad de Río Cuarto, que se ocupaba de juntar gente para los actos políticos, un oscuro personaje que siempre estuvo vinculado al juego clandestino de la ciudad y actividades periféricas.
El presidente del Club Municipal es un vecino del barrio que a mediados del año pasado asumió la dirección de la comisión directiva después de lograr desplazar a la familia del Liso Márquez que durante años condujo como propia a la institución.
El nuevo presidente asegura que alquila el club para jugar a las bochas a campo, pero es consiente de que se juega más que eso, tanto que duda en un nuevo alquiler porque “van a terminar quemando al club”.
Por lo que pudo investigar Otro Punto Municipal no recibiría más que el monto del alquiler, tanto es así, que a pesar de haberse movido cifras millonarias en las jornadas de tres días realizadas en instalaciones del club, la semana pasada Epec le cortó la luz por falta de pago. Además, tras haber sembrado la cancha de fútbol, por lo menos en ese lugar, ya no se podrá jugar a la bochas, la excusa inicial para alquilar el predio.
Sin embargo la ley prevé para el lugar donde se realice el juego ilegal que “cuando alguna infracción fuere cometida en nombre, al amparo o en beneficio de una persona jurídica, ésta será pasible de la pena de multa prevista en la presente Ley (13470), por cuyo pago responderán solidaria y personalmente los gerentes, directivos, administradores o representantes de la entidad comprometida”.
“El Juez estará facultado para ordenar, por un término de hasta ciento ochenta (180) días, la clausura de la sede o inmueble de propiedad de la persona jurídica infractora, cuando en ese lugar se hubiere cometido el hecho. La infracción podrá además determinar la pérdida de la personería jurídica para la sociedad, asociación o fundación sancionada. A tal efecto, deberá remitirse testimonio de la sentencia firme a la Dirección Provincial de Personas Jurídicas, a fin de que evalúe en el ámbito de su competencia, las medidas sancionatorias que corresponda a la misma”.
Pero como acá nadie controla nada y hasta la policía jugó en el local, segutamente no habrá pena ni sanción.

El diezmo
¿Quién gana? Además de los que tienen suerte con los dados, el que hace la diferencia es el organizador. Se estaría quedando con el 10 por ciento de las apuestas, una cifra nada despreciable si se tiene en cuenta los montos que se manejan en la timba.
A nuestro Cristobal López nadie lo persigue. Nada de evadir impuestos porque todo es completamente ilegal, efectivos policiales participan de los juegos, la comisión del club sabe pero no dice nada, y asunto terminado.

La policía
¿Y la seguridad? A pesar de moverse semejante cantidad de dinero en horas de la noche nadie se atrevió –por el momento- a realizar una incursión delictiva. Pero lo más llamativo es que en una de esas jornadas hubo al menos tres efectivos jugando al pase, uno de ellos un jefe de zona. “Cuando yo vi entrar a los milicos dije ‘cagamos’, pero no, ellos entraron y también se pusieron a jugar”, dijo uno de los presentes en la timba ilegal.