Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 529 - N° 529 - OCTUBRE 2018

A dos años de Gobierno, Llamosas analiza los cambios en el gabinete

En el agasajo a los periodistas los secretarios Guillermo Natali y Mauricio Dova se sentaron juntos y a la par en la mesa del intendente. Ya se sabía que los directores se iban y ellos hablaron durante todo el desayuno. Los cambios recién empiezan y hoy se discute mucho más de lo que se dice.

Política

2018-06-18 | El capítulo del Edecom todavía no ha terminado. La defraudación que sufrió el municipio por 200 mil pesos fue la gota que rebalsó el vaso y para que Juan Manuel Llamosas asumiera algo que le venían advirtiendo varios sectores del peronismo: el gabinete no funciona como equipo. Hay divisiones entre los funcionarios que repercuten en la gestión. A dos años de gestión llegó el tiempo de tomar decisiones y reestructurar lo que a las claras no funciona. Es un buen momento para hacerlo, con buena imagen y con dos años por delante.
El intendente está pensando. Y ya demostró que siempre se toma su tiempo para hacerlo. Los cambios que se iban a implementar para después del mundial probablemente se realicen en agosto. Está analizando un cambio en las funciones de la sub secretaría de Gobierno para que cumpla tareas más técnicas; que Mariano Mancinelli deje de ser coordinador para convertirse en el titular de Servicios Públicos y que Prensa deje de ser secretaría para depender directamente de Llamosas con Franco Bárzola como coordinador. El Edecom dejará de ser un ente descentralizado y se crearía una secretaría que controle a los que controlam, también analiza retocar algunas subsecretarías.
Pero también pasó algo que influirá en el futuro: su hombre fuerte e incondicional, amigo y mano derecha, Mauricio Dova, acusó el golpe y también está reflexionando sobre su trabajo en Gobierno y ver qué cambios puede implementar.

Demasiadas bajas
En estos dos años de gestión, Llamosas perdió 10 hombres de su gabinete o de su confianza por razones, sutilmente llamadas inconvenientes. Su asesor Diego Gagna cuya empresa familiar quebró y los trabajadores salieron a las calles a reclamar por su indemnización; Gabriel Russo, miembro de una de las fundaciones, financista con 200 mil pesos de cheques devueltos, Fernando Pereyra, coordinador de Turismo y propietario de una agencia de turismo que no cumplió con sus obligaciones y quebró; Emilio Simón, presidente del Tribunal de Cuentas y dueño del bar Barcelona proveedor del municipio; ahora los directores del Edecom Pablo Pellegrini, Javier Gabutti, Juan Pablo Debiassi y Carlos Gatica y el síndico Hernán Ordiales por el escándalo de los cheques.
Se le fue Enrique Novo de Servicios Públicos por razones personales y Esteban Gómez lo sacaron de la Sociedad del Estado de un día para el otro. Franco Gastaldi está en la cuerda floja por pagar 600 mil pesos por adelantado a un corralón que no le dio la mercadería.
Y hay dos o tres que también metieron la plata pero le perdonaron la vida -o el cargo- porque no trascendió a la prensa.
No es problema de comunicación. La cuestión está en otro lado. Será por eso que el intendente quiere hacer un cambio en el gabinete para comenzar los próximos dos años de gestión.

Por el momento, las tres personas designadas para reemplazar a los directores del Edecom deberán demostrar que pueden conducir un ente de control muy sensible para la ciudad y la calidad de vida de sus habitantes. Ellos son los encargados de controlar desde que las carnicerías no vendan chorizos faenados clandestinamente hasta que los boliches respeten las normas de seguridad. Un pebete en mal estado en un kiosco y un súper que no conserva la cadena de frío de los alimentos. Los decibeles de una fiesta y los motoqueros. Tienen que tratar con gente que se enoja porque los controlan. Y eso, en una sociedad de transgresores, es una tarea titánica.
Llamosas tuvo que designar un nuevo triunvirato para mejorar el Edecom con lo que tenía a mano, que era muy poco. Dos comunicadores y un bombero con buena imagen. ¿Acaso cree que sólo es problema de comunicación? El problema es que robaron en las narices mismas del directorio, no que la tarea del Edecom este mal difundida.

Los nuevos
Javier De Olmos, el nuevo presidente, es una buena persona. Intachable, la ciudad le debe mucho a este hombre que dedicó su vida como bombero, sin un gramo de malicia. Ocupaba la sub secretaría de Gobierno en las formas pero no en el fondo. En estos dos años de gobierno fue invisible, tal vez no por gusto sino porque así se dieron las cosas. ¿Podrá De Olmos ponerse a tono con la exigente demanda del Edecom? ¿O sólo fue designado para instalar a alguien con imagen positiva?
Guillermo Natali es el nuevo coordinador. Es respetado por la oposición, se lleva bien con los periodistas, es hábil declarante, pero no se lució en su cargo como secretario de Comunicación y Relaciones Institucionales. Llamosas -aunque lo niega públicamente- no estaba muy conforme con su rol de comunicador. Tanto es así que decidió importar un asesor de lujo para el tema: Mario Bartolacci, ex De la Sota, fue nombrado asesor con un salario de 50 mil pesos por mes. Natali tampoco era invitado a las reuniones con los dueños de los principales medios de la ciudad a la que concurrían Camilo Vieyra y Mauricio Dova en representación del municipio. Tal vez su enemistad con Dova hizo que se refugiara diplomáticamente en su oficina y no levantara el perfil -salvo para las fotos- con propuestas enérgicas.
Gastón Maldonado, desde La Jauretche, era un crítico feroz del peronismo cordobés, después de una pirueta cayó parado y aceptó el convite del intendente de sumarse a su gabinete como coordinador. Es trabajador y le pone ganas a su rol de comunicador, pero en el Edecom tiene que empezar de cero.
Dos de los tres elegidos para trabajar en el Edecom eran funcionarios que no se lucieron en sus cargos ¿Podrán demostrar sus capacidades ahora?

Reconocer errores, barajar y dar de nuevo, buscar optimizar la gestión, son actitudes positivas en un gobierno. Habrá que esperar para ver si es cierto que de las crisis se aprende y se puede
mejorar.