Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 529 - N° 529 - OCTUBRE 2018

Consejo de amigo: Nunca te enganchés con el pago mínimo de las tarjetas

ESCRIBE ALEJANDRA ELSTEIN

Nota Principal

2018-07-27 | “Pagar el mínimo de la tarjeta de crédito es cómo entrar en un ciénega, te empezas a hundir de a poco y no salís más” (Gustavo Sachetta, vicepresidente Cámara Mercantil del Cecis)

Consejo de amigo: quienes usan tarjetas de crédito deben evitar empezar a pagar el mínimo de las cuotas porque los intereses que cobran se vuelven impagables. Palabras más, palabras menos, el Defensor del Pueblo Ismael Rins y su adjunto Fabián Rolandi es lo que aconsejaron a los usuarios, cada vez más numeroso, del plástico financiero.
“Hay que tener mucho cuidado con el uso de la tarjeta de crédito porque cuando entran en la financiación se hace impagable”, señaló Rins quien recibe cada vez más reclamos por este tema.
Las tarjetas de crédito son una herramienta muy útil para quien la sabe aprovechar, cuidar, controlar, medir y no dejarse tentar con “después la pago”. En principio, están pensadas para realizar compras excepcionales que necesitan un financiamiento ya que el consumidor no puede adquirir productos con sus ingresos habituales de contado, por ejemplo una heladera, las cubiertas para el auto, la mesada de la cocina o un traje. En época de inflación como la actual también sirve para comprar en cuotas sin intereses, toda una ventaja. Y si a esto se le suma los beneficiosos descuentos que ofrecen para determinados días, negocio redondo.
Pero, no todos tienen la posibilidad o el criterio de utilizarlas de esa manera. La tentación es grande. Tenes la tarjeta en la billetera y si vas al súper siempre gastas un poquito de más comprando productos que de otra manera tal vez no comprarías. Aparece el famoso “pensamiento mágico” de los argentinos, “después la pago”, y sonaste.

-Señor ¿usted está conforme con la tarjeta de crédito?
-Sí, por lo menos.
-¿Cuánto le cobran de interés?
-No sé. Nunca me fijé. Llega el resumen y yo lo pago.

Otro Punto se paró frente a la sede de una de las más conocidas tarjetas de crédito –porque no lo dejaron preguntar en el interior- y consultaba a los usuarios sobre el uso de la tarjeta. Ninguno supo responder qué pagaba con precisión, más allá de los productos consumidos.

Más plástico, más cuotas
Con la crisis encima, los consumidores recurren cada vez más al plástico para comprar, pero también, cada vez son más los que no pueden cumplir con el compromiso asumido. Entran en una rueda de la que es muy difícil salir: compran y pagan con plástico, al mes siguiente pagan el mínimo permitido, al mes siguiente se le sumó lo que quedó pendiente del mes anterior y lo que sumó del mes actual más los intereses y después termina pidiendo otro crédito para pagar lo que debe o si no logra cancelar termina en la justicia y deberá sumar intereses monstruosos más los honorarios del abogado.
“Yo no sé por qué te mandan tantos papeles con la factura”, dice una usuaria. Es que, justamente en esos papeles que muy pocos entienden, está la información financiera que las tarjetas dan a conocer a sus clientes pero que muy pocos leen o entienden. Por ejemplo:
La tasa de interés compensatorio o financ iero para financiaciones y adelant os será variable y conforme a la ley 25065 no superará en más del 25% al promedio de tasas del sistema para operaciones de préstamos personales publicados del día uno al cinco de cada mes por el banco central de la república argentina. tasa de interés financiero máxima: tasa nominal anual (tna) 63,60%, tasa efectiva anual (tea) 85,84%, tasa de interés punitoria máxima: tna 31,80%, tea 36,87%, costo financiero total máximo (cft) 110,83%.

¿Qué es esto? ¿Usted lo entendió? Yo no.
El Costo Financiero Tasa Nominal Anual (CFTNA) es el porcentaje que refleja el costo anual de crédito prestado por la tarjeta más todos los gastos, seguro e impuestos que se liquiden en tu resumen. Se calcula con la suma de la Tasa Nominal Anual (TNA) y todos aquellos cargos anteriormente mencionados.
La tasa de interés de una tarjeta de crédito es el precio que usted paga por pedir dinero prestado. Las tasas de interés de las tarjetas de crédito por lo general se expresan como una tasa anual. A esto se denomina la tasa efectiva anual En la mayoría de las tarjetas, se puede evitar pagar intereses por las compras si se paga el saldo completo todos los meses hasta la fecha de pago.
A partir de junio la nueva tasa de referencia del Banco Central de la República Argentina (BCRA) impactará en el corto plazo en el costo de financiación de las tarjetas de crédito. Según economistas la transferencia de esta modificación a las tasas de los plásticos podrá llegar en algunos casos hasta el 15%. Recomiendan no “tarjetear” y menos aún abonar el mínimo de los resúmenes en donde el costo financiero total puede llegar al 100% anual.
Hay que prestar atención a las comisiones y tasas dependiendo la entidad, ya que hay algunos bancos que cobran hasta siete veces más caros que otros.
Lo importante es saber que si abona el saldo antes de la fecha de facturación, no tiene que pagar intereses en ninguna de estas TEA de "compra". Los intereses se aplican solo sobre el saldo pendiente al final de cada periodo de facturación.

-Mónica ¿Cuánto pagó de tarjeta?
-3.800 pesos.
-Ha pagado alguna vez el mínimo?
-Sí.
-¿Cuánto pagó de interés?
-Ahh, no sé porque lo maneja mi hija. La usamos entre las dos y divimos el gasto a medias.
Una ciénega
El vicepresidente del área mercatil del Centro Empresario, Gustavo Sachetta, señaló que dependiendo del rubro, las ventas con tarjetas pueden llegar hasta al 80 por ciento. “En mi caso, que tengo regalería y marroquinería estamos en el 58 por ciento, más o menos” y reconoció que lamentablemente “hay mucho engaño institucionalizado”. Incluso no sólo para el consumidor sino también para los comerciantes. “Cuando comenzó el Ahora 12, a los comerciantes nos vino bárbaro, nos hacían el 10 por ciento de descuento y los comerciantes los bancábamos. Pero después, cuando nos la renovaban cada seis meses, en ningún lado ponían que ese descuento iba aumentando. Por ejemplo nos descontaban un 2 por ciento para las compras de 3 cuotas y un 4 para las de 6. Pero a partir de julio volvieron a aumentar y ahora tenemos un descuento del 3.5 para las 3 cuotas, un 7 por ciento para las de 6 y un 14.5 para las 12 cuotas”.
Para Sachetta la compra con tarjetas no debería realizarse en bienes que se consumen en dos días, por ejemplo los comestibles. Si vas al súper y entre las compras incluís el arroz y el pan en seis cuotas empezás un circuito en el que después es difícil salir.

El comerciante y el costo
“En Argentina los comerciantes no tenemos libertad para trabajar con las tarjetas porque somos esclavos de los bancos que realizan la financiación. Los bancos han formado una entidad que es la que te dice en cuántas cuotas tenes que vender y a qué tasa de interés. Todos los bancos se ponen de acuerdo y fijan las reglas de juego”, explicó.
Reconoció que a lo largo de los años se ha incrementado el uso de las tarjetas, pero percibe que en estos últimos meses la gente se cuida más, pero hay que tener en cuenta que muchos ya están atrapados con la tarjeta y no pueden salir.
Para el comerciante también se vuelve insostenible sostener la venta con tarjetas porque, por ejemplo, si compraste un producto en 100 pesos y lo vendes a 200 en el ahora 12, se encuentra que tiene que pagar un 14.5 a la tarjeta, el 21 del IVA, el 4 de ingresos brutos el 0,6 a la municipalidad y la lista sigue sumando salarios, alquiler y etcétera, etcétera.

-Américo, ¿pagó la tarjeta?
-No, vive a hacer un trámite porque mellamaron de Buenos Aires para decirme que había ganado un auto y les dí el código y resulta que son mentiras.
-¿Para que la usa?
-Yo la uso para comprar remedios. Me sale 360 pesos por mes.
-Pero ahora tengo que entregar mil pesos y no sé de qué porque ni un par de zapatillas me he comprado.
-¿Le explicaron por qué?
-No, tengo que volver. Hice una comprita corta en el súper pero no llegaba a esa plata.
Alejandra Elstein