Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 529 - N° 529 - OCTUBRE 2018

Los ex intendentes de Sampacho, Suco y Chaján fueron finalmente sobreseídos

DIEZ AÑOS ESPERANDO JUSTICIA

Política

2018-07-27 | Finalmente la justicia decidió sobreseer totalmente a los ahora ex intendentes acusados de realizar negocios incompatibles con la función pública y de incumplimiento de los deberes de funcionario público (2008), Miriam Sánchez de Chaján, Santiago Bordese de Sampacho y Héctor Pontel de Suco. Lo mismo ocurrió con el juez de paz Gustavo Reynoso y el abogado de la Procuradoría provincial Silvio Parisato, quien había sido acusado de incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Los motivos del sobreseímiento, fueron que básicamente, Vetorazzi desistió de ser querellante particular (origen de la investigación) y que no se encontraron pruebas que comprobaran el delito.

La denuncia
La causa comenzó allá lejos y hace tiempo cuando en el 2008 a un productor agropecuario de la zona, Carlos Vetorazzi, le expropiaron las tierras para construir una repeza. Vetorazzi denunció a los intendentes y al juez de paz de presionarlo para que hasta tanto llegara el dinero para la obra, las tierras se pudiesen explotar y sus dividendos repartirlos entre los municipios y hasta el propio Vetorazzi.
Efectivamente en el 2005 el gobierno de Córdoba expropió a Vettorazi y a otros un inmueble rural para construir la presa Zelegua. En el acto piden que el bien fuese puesto a disposición del jefe del departamento Patrimonial de la Contaduría General de Córdoba o a quien tranfiera su ocupación o posesión. En el 2006 el juez actuante ordena al juez de paz de Chaján para que concurra al campo y lo ponga en posesión al gobierno de Córdoba, pudiendo incluso allanarlo si alguien se resistiese.
Recién dos años después el juez de paz, en presencia del letrado representante de la provincia (Parisatto) pone en posesión de las tierras a los intendentes de Sampacho, Chaján y Suco, quienes poco tiempo después comienzan las reuniones entre los mandatarios y los expropiados para explotar las tierras para siembra. Cosa que denunció Vetorazzi.Después de prolongados debates judiciales sobre si el gobierno de Córdoba había tomado posesión del predio, si el juez de paz tenía o no facultades para designar a los intendentes encargados de la tierra, de si los intendentes podían hacer uso del campo, si habían querido usufructuar para si la producción del campo, de si el expropiado había sido amenazado y otras cuestiones, todos los implicados fueron sobreseídos.
Lo primero que pasó es que el denunciante, Rolando Vetorazzi, desistió voluntariamente de su rol de querellante particular, como así también de la acción y del derecho de la causa civil, por lo que la defensa de los intendentes (Jorge Valverde) consideró que “la denuncia fue falsa y malintencionada, ya que el denunciante carecía de todo derecho sobre el predio”. Por su parte el tribunal sostuvo “con este accionar ha demostrado claramente la ausencia de titularidad y por lo tanto de interés legítimo sobre las tierras expropiadas y que motivaron el conflicto judicial”.
Pero además se concluyó que la entrega de las tierras se hizo cumpliendo instrucciones impartidas por el mandatario del gobierno de la provincia, apoderado en el juicio de expropiación y que actuaba tal como lo ordenaba su superioridad y que decidió la tenencia de los mismos a los intendentes para que fuese custodiado y resguardado.
También se demostró que evaluando la prueba se pudo concluir que “nada se escondía, nada se simulaba y nada se preparaba; todo se realizaba conforme a lo ordenado en el marco de un juicio civil de expropiación, en coordinación con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Provincia y de la Procuración General del tesoro de la Provincia”

Pero como si todos estos argumentos fuesen pocos, uno más e irrefutable: en el caso de Santiago Bordese y Heraldo Pontel la causa prescribió y para Miriam Sánchez, Gustavo Reynoso y Silvio Parisato los hechos enrostrados no encuadran en figura penal.

Diez años tardó en
resolverse el caso
Diez años tardó en resolverse la causa de los ex intendentes.
Pasaron dos mundiales, tres intendencias, dos presidentes. Los acusados dejaron su función en el 2011 y ya están trabajando en otro lado. Algunos siguieron haciendo política y otros no tanto. Los abogados entraban y salían de la causa.
Cuando Otro Punto se enteró de la noticia, pensó que era vieja, no sabía qué había pasado en realidad, incluso pensó que habían sido absueltos o que estaban esperando el juicio.
La noticia se perdió del mapa mediático. Como no tenía certeza busque en Internet y la última que encuentra es una publicación de Guillermo Geremía en Telediario de 2016 informando que “la Justicia ratificó elevación a juicio a ex mandatarios de la región por la causa de la presa Zelegua. La medida afecta a los ex intendentes de Sampacho, Santiago Bordese, de Suco, Héctor Pontel, y de Chaján Mirían Sánchez. A través de una resolución del Juzgado de Control y Faltas, a cargo en esta causa del doctor Ezequiel Barrenechea, se desestimó la apelación planteada por los abogados de los imputados”.
¿Cuántas veces pasa que la noticia se queda en el camino, es tapada por el frénetico mundo de las informaciones, una tapa la otra y al final el lector o el oyente se pierde en los vericuetos de la ley?
Apremiados por el día a día, se hace cuesta arriba mantener al día la agenda. Desde Otro Punto lo decimos con autocrítica, también hacía nosotros, que más allá del tiempo que se toma la justicia para resolver y de los defendidos en ejercer su legítimo derecho a defensa, nos olvidamos en el cajón de la redacción de los temas que se tratan.
Pido disculpa si algún medio de la ciudad dio la información y Otro Punto no tenía noticia del hecho.