Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 529 - N° 529 - OCTUBRE 2018

Pablo Antonietti: Tenemos un superávit corriente de 122 millones de pesos

Entrevista a Pablo Antonietti

Nota Principal

2018-10-21 | El secretario de Economía de la Municipalidad, Pablo Antonietti, manifestó a Otro Punto que “estamos demasiado bien considerando el contexto” económico que atraviesa el país. El diagnóstico no coincide con lo manifestado por la concejal del bloque Cambiemos Alicia Panza, ex secretaría de Economía de la gestión de Juan Jure, quien manifestó su preocupación al alertar que el municipio tiene un stock de deuda que alcanza los mil millones de pesos. Panza recordó además que en un año y medio la deuda municipal habría pasado de los 380 millones de pesos en el 2016 a los mil millones actuales.
En diálogo con Otro Punto Antonietti explicó los detalles de una deuda que si bien le preocupa viene cumpliendo a rajatabla con los vencimientos.
-¿La Municipalidad debe mil millones de pesos?
-No, es un poco menos y estamos hablando de un mix de instrumentos financieros y de acuerdos que en algunos casos datas del año 94-95. Dentro de la deuda también hay que discriminar los vencimientos por cuotas de préstamos que se vienen pagando mensual o trimestralmente. Hay algunos compromisos que todavía no han comenzado a devengar la devolución de las amortizaciones como el plan Lo Tengo que es a diez años de plazo. Además está la deuda en dólares que va variando conforme a la cotización de la moneda extranjera que –como sabemos- en las últimas semanas ha tenido una tendencia a la baja buscando una marcada estabilización.
La deuda está respaldada por los límites que establece la Carta Orgánica Municipal que establece que al momento de la toma de la deuda no se debe superar el 10 % de los recursos previstos para el año. Y hay una deuda que está estructurada a largo plazo.
-La oposición habla de mil millones de pesos que significaría un 37 por ciento del presupuesto ¿Esto es así?
-El presupuesto municipal de este año va a superar los 4 mil millones de pesos, entonces hablando de un 25 por ciento, un monto absolutamente razonable. Si no hubiésemos tenido el proceso de devaluación producto de la gestión del gobierno de Cambiemos estaríamos por debajo de ese 25 por ciento. Hablamos de un número razonable. Lo llevo al ámbito familiar, cualquier familia que tenga créditos que representen el 25 por ciento de los ingresos y tenga el 75 por ciento disponible para el resto de los gastos corrientes estamos hablando de una familia que está sana desde el punto de vista financiero.
-¿Es para preocuparse este volumen de deuda?
-Al hablar de deuda más que preocuparse hay que ocuparse. Obviamente el tema de la devaluación ha complicado la administración a nivel general, no sólo por la deuda sino porque el municipio tiene atado sus recursos en forma fija y ha habido un crecimiento importante en materia de gastos.
Venimos cumpliendo a rajatabla el esquema de vencimientos. El año que viene vamos a tener un año complejo por la recesión y porque tenemos que atender vencimientos de dos bonos, pero estamos dentro del esquema económico, presupuestario y financiero para afrontarlos como corresponde en tiempo y forma.
Es importante destacar el comportamiento del superávit corriente dentro del municipio. Asumimos una gestión con un déficit mensual de siete millones de pesos y nosotros este año vamos a cerrar el tercer trimestre con un superávit de 122 millones. Este superávit corriente que es muy difícil de lograr en estos contextos.
-Es decir que tienen guardados 122 millones de pesos?
-En materia corriente. Esto permite que se atiendan los vencimientos de la deuda, es decir, que lo que ingresa de forma corriente por impuesto y coparticipación alcanza para pagar los gastos corrientes como sueldos, servicios y bienes de capital, queda la estructura de obra y el pago de endeudamiento. Veníamos con 7 millones negativos por mes. Y en dos años hemos reconvertido esa ecuación. Esto nos permite estar pensando en un esquema de ahorro para responder a los vencimientos del año que viene.
-Es decir que si sigue el contexto económico como está, ¿la Municiplaidad hoy tendría capacidad de ahorro?
-Sí. Hoy la está teniendo y se potenciaría el año que viene, aunque hay que ver cómo es el comportamiento del mercado, que no vayamos a tener un salto devaluatorio como el que tuvimos que complejiza cualquier cálculo. Por eso hablamos de que hay una razonabilidad en el manejo de las cuentas públicas.
El 31 de octubre vamos a poner a disposición el tercer trimestre del ejercicio y esto habla a las claras de que hemos hecho un buen trabajo por lo menos en el renglón que se lee que es el superávit.
- El gobierno lanzó un bono por casi 15 millones de dólares en noviembre de 2017. La cotización era de 17,51 pesos. Hoy, a casi 38, el pasivo creció 304 millones ¿Se equivocó al tomar deuda en dólares?
-Lo primero que hay que analizar es que ‘deuda’ no es mala palabra sino que es una estructura de financiamiento al que se recurre para ejecutar políticas públicas. También he dicho que si hubiéramos tomado deuda en pesos hubiéramos tenido problemas para cumplir con los intereses.
-¿Qué son de cuánto?
-Los intereses en dólares son unos 500 mil dólares semestrales. Si la deuda la hubiéramos tomado en pesos hoy con tasas del 60-70 por ciento sobre la estructura de capital, estaríamos hablando de 50-60 millones. Obviamente que va a ser pesado a la hora de pagar el capital. Por eso el análisis de si fue positivo o negativo tomar deuda en dólares o en pesos hay que hacerlo al final, cuando tengamos definido cuál es la cotización a la hora de pagar la última cuota de capital del bono y cómo ha sido la evolución de la tasa de interés.
Hubiera sido un error si hubiera habido una tasa de devaluación como hubo y la tasa de interés hubiera sido de 17 por ciento. Pero hoy tenemos una tasa de interés del 70.
El problema más allá de la toma de deuda es el contexto en que se ejecuta el proceso de pago de intereses y amortización que se da un contexto de una mera devaluación.
-¿Para qué se usaron los 15 millones de dólares que se pidieron?
-Yo siempre manifiesto lo mismo. La deuda en general la utilizamos para palancar la gestión.
-¿Qué quiere decir?
-Para llevar adelante todo lo que es la gestión municipal. Los S24, la puesta en valor de los edificios públicos, la cancha de fútbol y los vestuarios del Centro 11, el plan de viviendas, todo esto que venimos manifestando poniendo en movimiento un municipio que venía con una parálisis. También se utilizó para readecuar el convenio con Cotreco.
-Más allá de la deuda total, hoy se está al día con los vencimientos correspondientes?
-Otra cuestión vinculada con la gestión anterior es que heredamos 350 millones de pesos de deuda, que financiaba gastos corrientes. No es que nos encontramos con obras en marcha, todo lo contrario, tuvimos que renegociar un contrato de vivienda, solucionar problemas de construcción de 140 viviendas y construimos otras 250. Los vencimientos hacia adelante están calzados y puede haber una deuda flotante con los proveedores que está dentro de los límites delo razonable.
Hay una cuestión muy importante que nosotros redujimos sustancialmente el stock de cheques diferidos. De más de 120 millones que había cuando asumimos la gestión a escasamente el remanente de Cotreco que es de 30-35 millones.
-¿Qué lectura cree que hace la oposición cuando evalúa con preocupación el stock de deuda actual?
-Primero es que ellos tienen el derecho a hacer el análisis que corresponda, es absolutamente legítimo. Lo que sí yo remarco que gran parte del esquema de endeudamiento que nosotros absolvimos fue generado por ellos para enfrentar gastos corrientes, y fundamentalmente son parte del gobierno nacional que ha marcado un fuerte proceso devaluatorio que tiene implicancia directa en el crecimiento de la deuda del estado municipal.
Obviamente que nos preocupa y hemos tenido que hacer esta ingeniería financiera para atender los gastos. En esto queremos trasladar cierta tranquilidad en que creo que estamos haciendo las cosas medianamente bien, los números así lo van marcando y haciendo una proyección a mediano plazo vamos a estar en pos de lograr un saneamiento y reducir el stock de endeudamiento.
-¿Es optimista a pesar del contexto económico?
-Hablo desde lo micro. De lo que me toca manejar a mí desde las cuentas del Estado municipal y también tratar de meter una cuota -no sé si de optimismo- pero tratar de pensar que ya hayamos tocado fondo y que empiece a partir de ahora un periodo de ciclo económico que se denomina de crecimiento. Si bien los indicadores para el año que viene, al menos hasta junio, van a ser complejos, algunos ya van marcando alguna salida del pozo. Así todo, de acuerdo a lo planteado, estamos demasiado bien considerando el contexto.