Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 536 - N° 536 - MARZO 2019

Alquileres flexibles, resultado de la inestabilidad económica

Escribe Lucía Colazo CPI MP: 5781 - luciacolazobienesraices@gmail.com

Social

2019-02-21 | Debido a la gran inestabilidad económica que acompleja a nuestro país en la actualidad y los estrictos requisitos que solicitan las entidades bancarias para acceder a un préstamo hipotecario, una gran mayoría de nosotros se ve obligado a alquilar una vivienda en vez de aspirar por el momento a la casa propia. De acuerdo al censo realizado en el año 2010, en Córdoba de un total de 3.304.825 de habitantes que tiene la provincia aproximadamente 707.000 personas son inquilinas y este número sigue creciendo con el pasar de los años siendo cada vez más los que eligen acceder a una vivienda rentada.
Ante esta gran demanda de alquileres, algunos propietarios de vivienda para la renta han optado por dar opciones más accesibles a los inquilinos que buscan una propiedad, siendo algunas de las mismas el uso de garantías propietarias de inmuebles de otra provincia (como sucede en el caso de algunos jóvenes que vienen a estudiar a la ciudad), la utilización de garantías privadas como lo son los seguros de caución y en algunas ocasiones hasta el pago del mes de depósito en varias cuotas (cabe aclarar que no es en todos los casos que esto ocurre).
Los seguros de caución son una forma de garantía privada que otorgan algunas compañías de seguro para cubrir perdidas por incumplimiento de obligaciones del tomador (en este caso el inquilino) frente al acreedor de esas obligaciones (locador). Generalmente se efectúa por un valor similar al monto total del contrato de alquiler y por el mismo periodo de tiempo. El beneficiario de la póliza, que en este caso es el propietario del inmueble, puede sugerir esta clase de garantía a la persona interesada en alquilar si esta no cuenta con las garantías clásicas (como son recibos de alquiler de cierto monto o garantías propietarias), asegurándose en este caso de contar con una entidad confiable que respalde el monto a pagar del contrato.
Frente a estas nuevas opciones, las inmobiliarias deben encontrarse continuamente informadas y preparadas para asesorar acerca de estas formas de garantía a aquellas personas que puedan servir de candidatos para las mismas, así también como sugerir a aquellos propietarios de las ventajas de utilizar estas pólizas para lograr aprovechar la predisposición de clientes responsables que por alguna razón no cuentan con otra garantía.
Actualmente algunas inmobiliarias, con el respaldo de sus respectivos propietarios, suelen ser mas permisivas con la fecha del pago de los alquileres, permitiendo el pago de los mismos excedidos los primeros diez días hábiles sin cobrar excesivos intereses por el atraso en el pago; así también como la oportunidad para los inquilinos de abonar el mes de depósito y los honorarios profesionales en varias cuotas. Todas estas medidas beneficiosas para ambas partes debido a que los inquilinos no deben contar con una gran suma de dinero para ingresar a la vivienda y los locadores logran alquilarla en menor tiempo.
Observando este panorama podemos decir que con el tiempo los alquileres se han vuelto menos estrictos en comparación con años anteriores y menos restrictivos a la hora de la presentación de garantías por parte de los locatarios, siendo de esta manera más flexibles y accesibles para la población ante la inestabilidad económica que resuena en nuestro país.