Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 536 - N° 536 - MARZO 2019

¿Por qué salen con cuchillos?

Miradas

2019-03-08 | Esta vez lo ví. No me lo contó nadie ni lo leí en una crónica al pasar. Y verlo es distinto. Se te pone la piel de gallina.
Estábamos saliendo de la zona del carnaval cuando vemos un tumulto en la entrada. Nos acercamos y la policía estaba esposando a un joven que estaba en el piso, boca abajo. Lo pararon y se lo llevaron unos metros más allá.
La entrada al carnaval era sobre Marcelo T de Alvear. Al pasar, una fila de unos seis u ocho policías controlaban muy por encima a los ingresantes. No revisaban a todos, sólo aquellos que venían con mochilas o bolsos.
La cuestión es que cuando salíamos estaba este jovencito esposado. ¿Qué hizo?, preguntamos. E inmediatamente vemos una especie de facón con una hoja de unos veinte centímetros en la mano del policía.

El chico quería entrar al carnaval con un cuchillo impresionante, no era una púa, ni un tramontina de mesa, ni una tijerita, ni un palo con punta. Era un cuchillo enorme.
Lo primero que pensé es qué le pasó por la cabeza a este chico cuando salió de la casa, saludó a su familia y sacó el cuchillo para ir al carnaval. Cuando uno sale con un arma es porque piensa en atacar o en defenderse.
¡¿Por qué un adolescente tiene entre sus opciones salir de casa con un arma?
En la sociedad que yo quiero, antes de salir de casa un adolescente tardaría media hora en el baño, pensaría en qué remera se va a poner, si las zapatillas están limpias, se inundaría de desodorante y haría un par de morisquetas frente al espejo, Trataría de rescatar algún billete para tomarse la cervecita y lo último que escucharía antes de cerrar la puerta es un “cuidate” tirado al pasar de su mamá.

Acá en el Parque, después de haber bailado y escuchado a la Mulato Mulé diciendo que nos organizáramos, que no nos rindamos, que no nos quedemos quietos, acá estabamos todos mirando al chico que había querido entrar con un puñal a festejar el carnaval.
Al momento de la organización, los funcionarios de Cultura tuvieron presente los homicidios y los heridos registrados los dos primeros meses del año. No querían que lo que debe ser una fiesta popular se transformara en el escenario de una tragedia. Por eso la presencia policial fue notable en todo el predio.
La señal de los tiempos violentos que estamos viviendo en la ciudad. Un pibe sale a festejar el carnaval y cambia la guerra de espuma por una de verdad.

Mientras el chico estaba con los policías, se acerca una de las jóvenes que lo acompañaban y le dice al efectivo que se lo den a ella, que lo lleva con la madre. El agente dice que no puede tomar esa decisión. Y la chica insiste. ¿A dónde se lo quería llevar?
Me acercó a un chico que estaba mirando todo y le preguntó:

-¿Es tu amigo?
-Sí. Qué culiao.
-¿Por qué anda con un cuchillo?
-Silencio. Se va.

Lo miro al chico del cuchillo sentado en el piso, esposado, rodeado de policías. Una criatura.
No lo miro como ciudadana sino como mamá, con hijos y sobrinos e hijos de amigas. Chicos como él. Lo agarría a patadas en el culo. Me imagino en la cocina de casa gritándole en ¿qué mierda estaba pensando cuando salió con un cuchillo?, seguramente de rabia y de impotencia estrellaría algó contra la pared o el piso, le diría que es un chico inteligente, que de dónde saca esas estupideces, pero a la vez le diría que es un loco en pensar que puede andar con un cuchillo, que por qué se quiere arruinar la vida.

Y el corazón me latería tan fuerte pero tan fuerte como me late ahora con sólo imaginarme en esa situación.