Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 536 - N° 536 - MARZO 2019

Yo nunca fui un él

Lorena Rocha, el hada de la comparsa Taperiguá

La Entrevista

2019-03-08 | Es una de las figuras más exuberantes y llamativas del Carnaval. A su paso va derrochando alegría y sus brazos y manos se llenan de saludos para el público.
Se llama Lorena Rocha. Y lo dice con un tono lleno de entuasiasmo para no dejar dudas. Lorena Rocha, repite.
Va feliz. Montada en unos tacos que exaltan su figura. Se define como una chica trans, pero en su historia no hay dolor, o por lo menos no lo cuenta a esta cronista que quiso charlar un rato con ella.
Integra la comparsa Taperiguá. Ella es un hada. Desfila rodeada de niñitas vestidas con trajes y alas de todos los colores brillantes que se pueden elegir para un vestuario de carnaval. Verdes fluor, amarillos, rojos, fucsias, verdes.
Participa de la comparsa con un objetivo noble: sacar a los chicos de la calle. Un lugar que conoce mucho y profundamente, porque alguna vez la recorrió en su oficio de prostituta.

-¿Cómo es tu vida fuera de la comparsa, en lo cotidiano?
-Yo soy del Alberdi. Por el momento yo y mi compañera de comparsa estamos desocupadas pero tenemos el sueño de encontrar un trabajo, que se nos abran las puertas y sacar los tabues que todavía existen con el género nuestro.
-¿Cuáles son esos tabúes? ¿Cómo los trata Río Cuarto?
-Somos muy aceptadas, no tenemos problemas con eso. Yo integro el colectivo de las chicas tras y trabajadoras sexuales que luchamos por una vida mejor.
-¿Ha notado un cambio en los últimos años con respecto a la aceptación de la comunidad hacia las chicas trans?
-Ha habido un cambio pero todavía hay cierto tabú, como que una chica trans no tiene los mismos derechos que una chica supuestamente “comun”.
-¿Cömo elegis el vestuario?
-El vestuario es una fantasía. Soy un hada. Estamos preparadas para esto. Estamos preparadas para esto y para la vida trans que llevamos.
-¿Cómo es esa vida trans?
-Yo tengo mi familia, somos once hermanos y estoy rodeada de sobrinos.
-¿Hay algo que te hace sufrir especialmente en esta elección de vida?
-El pensamiento retrogrado de la gente, el que te juzga por el solo hecho de estar entre cuatro paredes. Algunos no miran a la persona en sí, los valores que tenes, lo profesional que podes ser
Sino que miran y juzgan encerrados entre cuatro paredes.
-¿Y bailas en otras ocasiones?
-No, no, no, solo en este momento.
-¿Alguna vez trabajo en la calle?
-Sí, fui prostituta. La mayoría de las chicas trans hemos sido prostitutas,
-¿Y eso por qué?
-Porque la vida te lleva a no tener otra elección que no sea vender tu cuerpo.
-¿Qué pensas cuando un hombre te contrata y después puede que te mire despectivamente?
-Es un trabajo como cualquiera. Se hace con profesionalismo. En lo cotidiano yo trato de ser lo más sencilla posible. Salgo de día. Tengo sobrinos, estoy rodeada de una familia plena.
Yo nunca renegué de mi sexualidad. Yo soy una mujer trans.
-¿Cuando hiciste el click?
-A los doce años. era una niña. Era una niña trans.
-¿Como era vivir así en otra época, donde ser trans todavía no era tan aceptado?
-Era una niña trans que vivió su adolescencia como en cualquier familia. Con el paso del tiempo me di cuenta que mi vida transgredía y apunté a lo que soy hoy.
-¿Y tus padres que decían?
-Tengo diez hermanos maravillosos y una madre y un padre fenomenal, así que nunca tuve problemas. Tengo una familia que me contuvo siempre. Por eso renegamos a veces de los padres que corren a sus hijas trans o sus hijos homosexuales, que los tiran a la calle sin entenderlos.
-Crees que puede haber una sociedad más abarcativa?
-Hay una sociedad más abarcativa. Las generaciones que vienen lo hacen con otro chips. Otra mentalidad. Yo tengo sobrinos que saben mi condicion pero a su vez me respetan porque sienten que soy su tía. Y así me respeta la gente que me dice vos sos Lorena Rocha. Y esa soy yo, Lorena Rocha.
-¿Tuviste que dejar atrás a un él?
-Nunca hubo un él. Porque nunca me reconocí como un él.
-¿Ni cuando eras chiquito?
-Nunca fui varón. Mis viejos siempre supieron lo que era yo, Me dejaron ser. Viví una etapa de niño sin prejuicios, sin tabues, con padres fenomenales y diez hermanos maravillos.
-Tuviste suerte, no siempre pasa eso.
-Sí, lo sé. También hubo épocas grises donde yo tuve que pasar por un montón de cosas que te pasan. Tuve que vivir sola, sabiendo que mucha gente no te iba aceptar y que otra sí. pero siempre tuve la mirada al frente y sabía dónde apuntaba. Es todo lo que te puedo decir.

Se va acompañada de el cuervo de la comparsa. Caminando rápido porque tiene que prepararse para desfilar en la coparsa y mostrarle al público que para ser hada sólo hace falta sentirse como tal, porque las alas van por fuera y también por dentro.