Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 546 - N° 546 - JULIO 2019

Todo indica que Juan Schiaretti sigue, sigue

Política

2019-05-10 | Este domingo se vota quién será el próximo gobernador de Córdoba. Todo indica que Juan Schiaretti seguirá administrando la provincia y tal vez por eso cuando la gente se reúne pregunta ¿cuándo se vota? ¿Este domingo? Ah, me había olvidado, ¿Quiénes son los candidatos?
Este domingo hay que votar y las opciones no son dos o tres sino doce.
Día de fiesta en la provincia, otra vez los ciudadanos pueden ir alas urnas.

Este domingo, cuando se cuenten los votos, se confirmará que Juan Schiaretti renovará su mandato por cuatro años más.
Hace tiempo que Córdoba no se encaminaba a las elecciones con un candidato que llevara la delantera con tanta comodidad. Ni el opositor más optimista pone en duda que el actual gobernador no vaya a repetir.
La incertidumbre sólo está puesta en quién ocupará el segundo lugar: ¿el intendente de Córdoba Ramón Mestre del radicalismo? o ¿Mario Negri de Cambiamos?
Sí, sí, hay que contar los votos, pero el pronóstico no sólo esta convalidado por las encuestas, que suelen fallar o ser manipuladas, sino por los propios actores del domingo electoral.
La oposición no logró perforar la buena imagen que Schiaretti tiene entre los cordobeses. Si en el punto de partida de la campaña se vislumbraba alguna chance de ganar, la echaron por tierra cuando Cambiemos y la Unión Cívica Radical decidieron ir divididos.
El mensaje de la necesidad de cambio tampoco sedujo al electorado ¿cambiar para qué? se preguntó el ciudadano común que no encuentra en la actual gestion de gobierno algún argumento fuerte que justifique el cambio.
La necesidad de alternancia pensando en los vicios que puede tener un gobierno que hace veinte años que gobierna la provincia tampoco contagió a los cordobeses para que cambien el voto.
La oposición no exagera cuando dice que hay cosas para mejorar: el déficit de Epec, el servicio de salud, el cuidado del medio ambiente, el avance del narcotráfico, el costo de algunos impuestos, el manejo arbitrario de los recursos a través de las agencias, la falta de construcción de viviendas, el alto índice de pobreza, pero lejos de mirar el vaso medio vacío pareciera que los vecinos decidieron miran el vaso medio lleno.
Tampoco los intendentes radicales o de Cambiemos están desconformes con la administración de Schiaretti. A todos a contenido de alguna u otra manera. Ni qué decir de Río Cuarto, donde no sólo ayudó a cubrir el déficit que tenían las arcas municipales sino que puso el hombro para que las obras continuarán, incluso la construcción de viviendas.

Pero los vientos a favor para Schiaretti no sólo son producto de los errores de la oposición. Después de la muerte de su socio político José Manuel De la Sota, Juan Schiaretti logró convertirse en el jefe político y convocar a todos los peronistas para que no se dispersaran.
Las obras públicas que llevó adelante de las que se puede cuestionar el nivel de prioridades están hechas y las puede mostrar.
En una época donde la palabra cambio fue tan exitosa logró contrarestarla con el “sigue, sigue” y el“sigamos”.
Le pudo cambiar el olor a viejo de Unión por Córdoba por uno más renovado como Hacemos por Córdoba. Muchos dirán que es un juego de palabras pero que en definitiva es más de lo mismo, pero también tuvo éxito al implementarlo.
Apoyó en algunas cuestiones al gobierno nacional, pero lo hizo de forma tal que los cascotes fueran sólo para Mauricio Macri.
Después del domingo, hay deberes para el lunes.
Juan, el que Sabe y Hace como dice la publicidad, podrá recapacitar sobre todo lo que los demás candidatos dijeron durante la campaña y tomar lo que crea que sirva para mejorar la calidad de vida de los cordobeses.
Los radicales tendrán un desafío político: juntarse, sacarse los piojos, hacer la autocrítica, pensar qué responsabilidad les cabe en los 24 años del PJ en el poder, reconstruirse y ser oposición.
En Córdoba todavía hay mucho por hacer.