Dólar: Compra: ${dolar_c} Venta: ${dolar_v} | Euro Compra: ${euro_c} Venta: ${euro_v}

Periódico de distribución gratuita. Año 546 - N° 546 - JULIO 2019

Las 53 empresas que más ganan con la especulación financiera

Información general

2019-05-10 | Un informe elaborado por Tomás Raffo, Sonia Balza y Claudio Lozano analiza el crecimiento de la cúpula económica en el marco de la especulación y la devaluación según los balances de las empresas entre enero y septiembre de 2018. De cada $4 de ganancias que tuvieron estas empresas en el 2018, $3 lo obtuvieron por el efecto de la devaluación.

Para Lozano, “en el marco del derrumbe económico y social vivido por la Argentina durante el 2018, el análisis de los balances de las 53 empresas que cotizan en Bolsa arroja resultados sorprendentes y que confirman la brutal desigualdad con la que se despliega la crisis hoy en nuestro país. Los resultados evidencian el avance en la concentración de la economía y la expansión de los beneficios de las firmas como resultado de la especulación financiera, la devaluación y la permisividad tributaria del Estado.

Las ventas de estas 53 empresas crecen un 75,9% y sus resultados brutos se expanden un 76,8%, magnitudes estas que indican un avance en la concentración de la economía en pocas manos ya que ese porcentaje de expansión más que duplica el crecimiento del PBI a valores nominales (solo un 35%). Pero este aumento de sus resultados respecto al año anterior se incrementa al 129,6% al incorporar las operaciones de carácter financiero que las firmas realizan a partir de los excedentes que capturan vía su poder de mercado en sus operaciones específicas. Como si esto fuese poco, el impacto del tipo de cambio sobre las operaciones en divisas de estas firmas, llevan sus resultados netos a una expansión (en el marco del derrumbe), de un 393,6%.

Los analistas consideraron que mientras durante el 2018 casi 5 millones de personas fueron sumergidas en la pobreza, las empresas más importantes del país en el contexto de las corridas cambiarias, el acuerdo con el FMI y las monumentales tasas de interés, expandieron sus beneficios respecto al año anterior en casi un 400%. De las 53 empresas 39 presentan resultados positivos, 22 firmas fueron especialmente beneficiadas por el impacto de la devaluación, 3 empresas son las que mayor masa de ganancias por devaluación capturan y 7 logran, casi por arte de magia, ganar más de lo que venden.

Destacan la situación particular que presenta la firma Autopistas del Sol, empresa en la que tenía participación accionaria el Grupo Macri, acciones que fueron vendidas a muy buen precio hace muy poquito, y que en el 2018 logra un acuerdo con el Estado por el cual este se compromete a pagarle una deuda millonaria libre de toda carga impositiva que lleva la expansión de los beneficios de esta empresa a un incremento superior al 6000% respecto al año 2017. Como si todo esto fuese poco, la laxitud tributaria gubernamental hace que el aporte en ganancias que estas firmas realizan sobre sus abultados beneficios ascienda apenas al 17%; bien por debajo de la alícuota del 35%”.

Milagro
El informe sostiene que la elevada expansión de los beneficios de las principales empresas de la cúpula no sólo es sorprendente porque crecen por arriba de las demás variables de las cuales depende (ventas, resultado bruto, etc) sino que incluso en algunos casos que detectaron, 7 empresas, se da la insólita situación de que los resultados netos que se apropian las firmas supera en magnitud el volumen de sus ventas. Ganan más de lo que venden.
Lejos de reinvertir sus ganancias en producción pareciera que las empresas prefieren jugar con la devaluación y la especulación en un país que le da la mesa servida para hacerlo.



Pescarmona,sus costos superan las ventas sin embargo su resultado neto final es de 2.516 millones

Para el caso de Pescarmona, sus ventas fueron de $600,3 millones pero sus costos superaron este volumen, fueron de $855,9 millones; por lo que la firma presenta un resultado bruto negativo de $255,5 millones. Sin embargo, su resultado neto final fue positivo en nada menos que $2.516,3 millones. Este resultado neto que multiplica por 10 e invierte su signo; y que a su vez, representa 4 veces el volumen de sus ventas, se explica por dos razones: la de menor cuantía es la referida al ítem “operaciones discontinuas” que es de una magnitud similar al volumen de sus ventas, nada menos que $594,1 millones. Sin
embargo, el rubro más importante se ubica a mitad de camino entre el resultado bruto negativo y el resultado antes del pago del impuesto a las ganancias. Ahí opera los saldos positivos que la firma presentan en el ítem “Ingresos financieros” por un monto de $3.648,1 millones al 2018; en el 2017 era de apenas $83,2 millones. En este rubro sobresale nuevamente “diferencias de cambios” de $3.627,7 millones Los costos financieros fueron de $1.198,9 millones (de los cuales diferencias de cambio es de apenas $ 171 millones).
El otro rubro importante es de “otros ingresos y gastos” por un valor de $1.620,2 millones (en el 2017 era de apenas de $175,6
millones). En este rubro sobresale el resultado por el acuerdo preventivo extrajudicial por las deudas por $4.939,5 millones. Así este rubro se multiplica prácticamente por 10 respecto al 2017.
Es un caso paradigmático. A pesar de que se encuentra con un Acuerdo Preventivo Extrajudicial, y que como tal motivo decidió modificar su denominación original por IMPSA SA, la empresas proveedora y contratista de las grandes usinas eléctricas y centrales nucleares. Está en cesación de pagos desde septiembre de 2014 en lo referente a las deudas de sus obligaciones negociables, debido al atraso que la firma tiene de” la cobranza de determinado clientes”. Un año después presentó una propuesta de reformulación de sus deudas con sus principales acreedores, los que en julio del 2016 le prestaron su consentimiento.
En este acuerdo con sus acreedores y bajo la aprobación de la Comisión Nacional de Valores la empresa pudo emitir durante el 2018 un monto de deuda por U$S 200 millones, con los que canjeó una deuda que arrastraba desde el 2010 por un monto de U$S 182
millones. Ahí está la razón de las diferencias de cambio que la empresa presenta bajo el ítem de “ingresos financieros” por $3.627,7
millones. La sociedad informa en su balance que sus deudas se han consolidados en instrumentos financieros con un dólar de cotización del 30 de septiembre del 2015; el cual se ajusta por la tasa de interés. Este evolución del dólar de la deuda de la empresa por la tasa de interés es el que queda notablemente atrasado cuando la empresa consigue un volumen de financiamiento de U$S 182 millones; el cual convierte a pesos a un tipo de cambio de $40 para hacer frente a un volumen de deuda cuyo tipo de cambio orilla los $20.
Esa diferencia aparece entonces como explicativa de ese misterio rubro de “diferencias de cambios” en el rubro de ingresos financieros de una empresa con problemas operativos importantes. Así la devaluación del tipo de cambio favorece la apropiación de una ganancia en pesos de aquellas firmas que acceden al financiamiento en dólares. Ganancia en pesos sobre la base del endeudamiento, que fragiliza aún más la posición deudora de esta firma.